28 nov. 2009

SEGUNDA ESTROFA: EL PRIMERO DE LOS TRES ESPIRITUS (Charles Dickens Cuento de Navidad)

SEGUNDA ESTROFA: EL PRIMERO DE LOS TRES ESPIRITUS

Durante todo este tiempo Scrooge había actuado como un hombre fuera de sí. Su corazón y su mente estaban presentes en la escena, pero con su antigua alma. Se acordaba de todo, confirmaba hasta el menor detalle, disfrutaba de aquellos recuerdos y dejaba traslucir la más extraña agitación.

No fue hasta entonces, alegrarse hacia ellos los brillantes rostros de su propio yo y de Dick, cuando volvió a acordarse del fantasma y recobró la conciencia de que estaba contemplándose a sí mismo y que la luz encima de su cabeza lo iluminaba todo claramente.

-Bien poquita cosa- dijo el fantasma-, para poner a esas necias gentes tan exaltadas de gratitud.

-¡Poquita cosa!- repitió Scrooge, como un eco.

El espectro le hizo una señal para que escuchara a los dos aprendices, cuyos corazones exultaban a borbotones alabanzas a Fezziwig (el empleador de Scrooge); y cuando Scrooge lo hubo hecho, dijo él:

-¡Qué! ¿Tienen razón, acaso? Han gastado sólo unas pocas libras de vuestra moneda mortal; tres o cuatro, quizás, ¿y es esto tan gran cosa como para merecer este elogio desproporcionado?

-No es eso- respondió Scrooge, indignado por la observación y hablando inconscientemente como si lo hiciera, no su ser presente, sino el antiguo-. No, no es eso, espíritu. EL dinero tiene el poder de hacernos felices o desgraciados, hacer que nuestro trabajo sea ligero o pesado, un placer o un fastidio. Podéis decir que su poder reside en palabras y miradas, en cosas tan ligeras e insignificantes, que es imposible reunirlas para contarlas. Pero eso ¿qué importa? La felicidad que otorga es tan grande como si costara una gran fortuna.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Colores: Center of Sun

Colores: Center of Sun
Radiante de dulzura, el centro de un sol para las obreras